Gastritis Atrófica Crónica: Atrofia de la Mucosa Estomacal

La gastritis es una condición que consiste en la inflamación de la mucosa estomacal. Las causas de la gastritis pueden ser variadas como infecciones por la bacteria Helicobacter pylori, consumo de medicamentos, alcohol, estrés, entre otros.

Los episodios más leves de gastritis se pueden tratar con medicamentos suaves y cambios en el estilo de vida y la alimentación. No obstante, cuando la gastritis es más avanzada y tiene un efecto sobre la salud más profundo, es importante consultar con el especialista para iniciar un tratamiento más completo con medicamentos que reducen los síntomas e incluso con antibióticos.

Clasificación de la gastritis

La gastritis puede clasificarse de diferentes maneras de acuerdo a los criterios que se utilicen. Una división muy habitual de la gastritis es la clasificación en gastritis crónica y gastritis aguda. La gastritis crónica es la inflamación de la mucosa estomacal por un periodo prolonga de tiempo, mientras que la gastritis aguda es la inflamación por un período de tiempo breve, incluso puede limitarse a unos días.

A su vez, la gastritis crónica se dividir en subtipos de gastritis con características propias: Gastritis crónica de predominio antral, Gastritis crónica atrófica de predominio corporal, Gastritis crónica atrófica multifocal antral y corporal. Como se observa, esta división de la gastritis tiene presente la disposición en el estómago: antral, caporal y multifocal antral y corporal.tipo de gastritis atrofica cronca

Clasificación de la Gastritis <<<

Gastritis atrófica crónica

La gastritis crónica atrófica es la inflamación persistente de la mucosa gástrica que genera una destrucción de las células de la mucosa estomacal conocidas con el nombre de parietales. Estas células especiales encontradas en la mucosa poseen diferentes funciones, entre las que se destacan la secreción de compuestos como ácido clorhídrico, factor intrínseco, enzimas.

Para ser más claro, una gastritis atrófica crónica consiste en la ‘atrofia’ o deformación de la mucosa y las funciones normales del estómago. Los tejidos estomacales atrofiados son reemplazados por otros que no cumplen la misma función.

A su vez, el revestimiento estomacal se vuelve más delgado, incluso puede desaparecer en partes, siendo más sensible a los jugos gástricos y factores ambientales como bacterias.

Por lo tanto, podríamos resumir que la gastritis crónica atrófica de larga duración genera algunos cambios en la mucosa estomacal:

  • Se puede observar la presencia de una vasta cantidad de bacterias que se alojan en el estómago.
  • Existe una deficiencia en la absorción de nutrientes vitales como vitamina B12, hierro y proteínas, por ello es que se suele presentar anemia perniciosa en muchas ocasiones. La anemia perniciosa se debe a la pérdida de glóbulos rojos por no poder sintetizar la vitamina B12.
  • En algunos casos se puede apreciar mediante endoscopía la presencia de metaplasia. La metaplasia es el reemplazo de las células propias del estómago por otras que no son propias de este órgano. La metaplasia puede ser seudopilórica, pancreática y la más común de ellas, intestinal.

La metaplasia intestinal en la gastritis atrófica crónica se relaciona en algunos casos con un mayor riesgo de padecer cáncer gástrico. Empero, debemos ser claros en esto, la presencia de metaplasia en la gastritis atrófica crónica aumenta el riesgo, pero no equivale a padecer cáncer gástrico.

El diagnóstico temprano y la atención adecuada disminuyen notablemente el riesgo de padecer cáncer estomacal.

En la actualidad, otra división de la gastritis crónica utilizada muy a menudo es la siguiente:

Gastritis Tipo A: se desarrolla predominantemente en el cuerpo o en el fondo del estómago y se debe a factores autoinmunes. De hecho, es común que se denomine a esta gastritis ‘gastritis inmunitaria’. Los expertos señalan que el sistema inmunitario destruye las células estomacales al confundirlas con agentes nocivos, tal como si se trataran de agentes patógenos.

Comúnmente se asocia a una anemia perniciosa.

Gastritis Tipo B: se desarrolla predominantemente en el antro estomacal en los pacientes jóvenes y toda la mucosa en las personas mayores. Es la gastritis crónica más frecuente y se la vincula con la presencia de la bacteria Helicobacter pylori. Esta bacteria se desarrolla en el estómago, según datos de la Organización Mundial de Gastroenterología la mitad de la población mundial la posee. H. pylori se pueden contagiar por medio de secreciones, agua y alimentos contaminados, así como por el contacto directo.

Gastritis Química: esta gastritis se debe principalmente a la acción de agentes químicos como el alcohol, medicamentos antiinflamatorios, tabaco o la acción del estrés.

clasificación de la gastritis

Clasificación de la Gastritis: Tipos

Hábitos y gastritis

Los investigadores y médicos no están seguros de qué tanto puede influir la alimentación en el desarrollo de la gastritis, empero, siempre se realizan recomendaciones alimenticias y se sugieren pautas de estilo de vida.

  • Evitar el consumo de grasas,
  • Evitar las comidas copiosas y ‘pesadas’,
  • Dividir las comidas en 5 comidas diarias,
  • Evitar los alimentos irritantes de la mucosa gástrica,
  • Reducir el consumo de analgésicos,
  • Evitar el alcohol,
  • No fumar,
  • No consumir harinas refinadas,
  • Beber abundante agua (6 a 8 vasos diarios),
  • Consumir cereales integrales,
  • Evitar el consumo de medicamentos (de cualquier tipo) sin receta o consulta médica,
  • Reducir el estrés y otros factores emocionales,
  • Priorizar el consumo de vegetales (hervidos y maduros),
  • Consumir aceites vegetales saludables (aceite de oliva),
  • Entre otros.

Puedes encontrar más Recomendaciones alimenticias para la Gastritis en este artículo.

Tratamiento de la gastritis atrófica crónica

El tratamiento de la gastritis atrófica crónica por H. pylori se realiza eliminado la causa que la origina, es decir, la de la bacteria Helicobacter pylori. Esto se logra mediante el suministro de antibióticos. Los más habituales antibióticos para eliminar H. pylori son Amoxicilina y Claritromicina, pero también se suele utilizar Metronidazol, Tetraciclina, furazolidona, levofloxacina.

Los reductores de la secreción ácida ayuda a contrarrestar los síntomas de la gastritis. Se dividen en dos grandes grupos: los antagonistas H2 como Famotidina, Cimetidina, Ranitidina, Nizatidina; y los inhibidores de la bomba de protones como Omeprazol, Dexlansoprazole, Esomeprazol, Iansoprazol, Lansoprazol, Rabeprazol, Pantoprazol.

También se pueden recomendar los antiácidos como Bicarbonato de sodio, Carbonato de calcio, Hidróxido de aluminio, Hidróxido de magnesio.

Conclusión

El tratamiento de esta gastritis, como de la mayoría, si es realizado correctamente y el paciente se presta a los cambios de alimentación y demás recomendaciones, suele ser muy favorable. No obstante, siempre será conveniente no arribar al problema si podemos evitarlo mediante controles y análisis preventivos.

Siempre que sospeche que puede padecer una enfermedad, en este caso, una gastritis, debe acudir al médico, en nuestro caso, a un gastroenterólogo para evitar que la enfermedad se desarrolle y se torne más difícil de revertir.

Evita el autodiagnóstico y la automedicación. El consumo de medicamentos sin conocer la verdadera causa de lo que poseemos conlleva a generar resistencia de las bacterias y otros organismos nocivos, volviendo más complejo la curación definitiva.

libro curar gaastritis pdf

Si lo que buscas es un tratamiento natural, alejado de los tratamientos convencionales para la gastritis, entonces deberías leer sobre el método Basta de Gastritis <<< CLICK AQUÍ.

Si este artículo te resultó útil, ayúdame a difundir la página compartiendo en Facebook, Twiteando o en Google Plus.

Muchas gracias!

Otros artículos de interés
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario